viernes, 8 de abril de 2016

Cabaret Voltaire



Al estilo del Cabaret Voltaire os presento "una adaptación" de un fragmento del poema atribuido a Jorge Luis Borges, Instantes. Aprovecho para recomendaros que lo busquéis y lo leáis. Seguro que os viene bien.
En cuanto a mi desorden del poema, espero que os guste, aunque no más que el original.

Si pudiera vivir de la primavera,
correría más riesgos descalzo,
haría más viajes reales,
contemplaría más montañas imaginarias,
subiría a más atardeceres adonde nunca he ido,
ahora nadaría más ríos helados.
Iría a más lugares y tendría más problemas,
comería más liviano, más habas,
y menos principios, eso,
y menos no te pierdas nuevamente.
Comenzaría a andar, seguiría,
viajaría hasta concluir el otoño.
Por si no lo saben, de la vida está hecha mi vida.
Si él pudiera volver a vivir así,
sólo de momentos, si pudiera volver a vivir.
 
 
 
 
 

jueves, 15 de octubre de 2015

Inútil Clarividencia



Rafa siempre dice que si escribiéramos en un papel el futuro de algunas personas y lo releyéramos al cabo de veinte años, no habríamos errado ni un ápice. Porque hay cosas que se ven venir, que avisan de su peligro. Normalmente ocurre que las ve todo el mundo menos el que debería estar más interesado en verlas por ser el futuro receptor de la desgracia que acarrean. Y normalmente, los visionarios no dicen nada, o sí, pero como si no.

Ayer ocurrió eso que Rafa siempre dice. De repente, en medio de la sección de lácteos de Mercadona. 20 años después. Eso lo sabía yo. Pues haberlo dicho. Pero si te lo dije de mil formas. Ya lo sé.

No me gustaría que nadie pudiera escribir mi futuro con tal clarividencia en un papel. Que la capacidad de sorprender no se me termine nunca porque entonces estaré muerta.


Al final de la Rambla
me encontré con la Negra Flor
que creció tan hermosa
de su tallo enfermizo

Al final de la Rambla
me encontré con la Negra Flor
¿dónde vas negra rosa,
me regalas tu amor?

Que tu pena fuera sólo por mi culpa
que mi culpa fuera sólo por amor
que los besos, flores negras
de la Rambla son 
  o de un rincón

viernes, 5 de junio de 2015

Gobernar para la Minoría

No puedo evitar escribir esta entrada porque lo que la provoca inunda las calles, los telediarios, los periódicos y la vida diaria de todos los españoles. Me temo que no nos dejan muchos sitios para escondernos de esta avalacha que es la política hoy en día.

La cuestión que me preocupa es cómo puede alguien escoger como eslogan para su campaña electoral "gobernar para la mayoría". ¿Ningún publicista, experto en márketing, asesor de cosas varias o mente lúcida ha sido capaz de deducir la trascendencia de esas cuatro palabras?
Para empezar, el verbo "gobernar". ¿Sólo les interesa eso, gobernar? Nada de colaborar, ayudar, contribuir, incluso valdría organizar... trabajar. ¿Dónde está el sacrificio a los demás que tanto pregonan en "gobernar"? Porque yo no lo veo.
Pero lo que más me provoca es la segunda parte del eslogan: ¿qué pasa con la minoría, señores? Discapacitados, Personas con enfermadades raras, Ancianos, Inmigrantes, Indigentes... añadan ustedes el colectivo que quieran a esta lista.
A esos que los gobierne Rita la Cantaora, como dicen en mi pueblo. O si los escondemos mejor. Bueno, una fotito de vez en cuando para quedar de solidarios, y a otra cosa mariposa.
Un poquito más de sensibilidad no les vendría mal a esta gente que tanto quiere gobernar, y no para decorar sus despachos precisamente, sino para tratar a la Gente, con mayúscula todos ellos.
Ese colectivo ignorado que cada uno tiene clavado en lo más profundo de su corazón es el que da verdadero asiento a la sociedad, el que le pone los pies en el suelo a tanta tontería.

Tienen mucha Torpeza, señores políticos. El resto de calificativos que los ponga la MINORÍA.

miércoles, 15 de abril de 2015

Divergentes en Los Pedroches



El pasado sábado asistí al I Encuentro de Escritores de los Pedroches que se celebró en la localidad de Pedroche. La experiencia me resultó muy gratificante pues no es habitual poder compartir inquietudes poco comunes, como es el gusto por escribir, de una manera natural.
Encontrar un grupo al que perteneces por nacimiento solo se da en la familia, así que me siento un poco como si acabara de integrarme en una nueva familia con la que no contaba y en la que no tengo que justificar mi presencia.
Tantos genios (en el sentido bien de caracteres, bien de personas con aptitudes extraordinarias, cada uno que se lo tome como quiera) han dado lugar a un libro titulado "Divergentes": una pequeña belleza llena de amor a la tierra que nos vio nacer y a esta devoción a la escritura que elegimos por nuestra voluntad.
En algún sitio de este libro, alguien pone: "para hacer un ramo de lilas hay que atravesar primero la niñez y el calvario".
Estoy totalmente de acuerdo.