martes, 9 de julio de 2013

Vive la Vida

Hoy me apetece compartir con vosotros una canción que me parece extraordinaria, y no porque sea de mis paisanos Los Aslándticos o porque sea la favorita de mis hijos, que la cantan en el coche a cada rato.
Cuando la escuchéis, seguro que me vais a entender.
Es un regalo que os hago y que después os podéis regalar siempre que lo necesitéis. Estoy segura de que logrará lo que quien la compuso pretendía: una sonrisa.

Hoy ya está bien - Video oficial

Hoy ya está bien - En directo

viernes, 24 de mayo de 2013

La Inteligencia de las Palabras

Si os fijáis en el calendario os daréis cuenta de que hoy, 24 de mayo, es el día de María Auxiliadora. No es para mí un día cualquiera desde hace ya muchos años, pero desde hoy, lo será aún menos. Y es que hoy se publica mi primer libro: "La Inteligencia de las Palabras".
La sensación de verlo en una estantería de cualquier librería rodeado de otros cientos, tan discreto el pobre mío bajo sus pastas blanditas, se me hace rara. Por mí, porque ese nombre que figura en la portada lo reconozco como mío, y por él, que hasta ahora era el rey de la casa y ahora es uno más, perdido en medio de una marabunta de historias que reclaman ser leídas. Me parece ese niño pequeño que llega al colegio por primera vez y se encuentra con veinte, o cincuenta, o incluso cien personajes de su tamaño deambulando por el patio en el tiempo del recreo. Allí no es el príncipe de ningún país, ni el capitán del barco pirata, ni el mejor futbolista del mundo... Es uno entre tantos. Y además, se ve obligado a eso, a veces tan difícil, que llaman socializarse y que consiste en compartir entusiasmos y llantinas propios y ajenos quieras o no.
Si lo encontráis por ahí, sed generosos con él y compradlo.
Si no lo encontráis, pedídmelo y os lo haré llegar (tejadosdechocolate@gmail.com).
Si no os interesa, comprad otro cualquiera. Eso es lo realmente importante.
Sinceramente, espero que os haga pasar un buen rato, porque para eso fue concebido.


Y para abrir boca, aquí os dejo un fragmento del capítulo XII de la segunda parte.
       “Su búsqueda la llevó cerca del puerto. Empapada y sin aliento, comenzó a frenar su carrera al comprobar lo infructuoso de la misma. Decidió volver sobre sus pasos, desanimada por no haber conseguido el objeto de su persecución. Lentamente se fue acercando de nuevo hacia la tienda de sombreros, cabizbaja y muerta de frío. Cuando al girar en una esquina, levantó la cabeza y se le heló la sangre en las venas. A escasos centímetros de ella, aquellos ojos verdes la esperaban impasibles. Como si supiera que aquel iba a ser su camino de regreso, el desconocido la aguardaba bajo la lluvia con una sonrisa tranquila. Vera se detuvo en seco atrapada en su mirada. A tan corta distancia, le pareció mucho más alto y fornido que en las otras ocasiones. Siendo humano, le hubiera calculado unos cincuenta años, pero lo cierto es que no sabía ante quién estaba detenida. Y su aroma... Desprendía un aroma dulzón difícil de clasificar que la atraía inevitablemente sin ninguna explicación”.

martes, 23 de abril de 2013

Leed, Leed, Malditos

Hoy es el día del libro.
La mejor manera de celebrarlo es empezar la lectura de uno de esos que nos llama a gritos desde el silencio de su portada, de esos que empiezas a leer sin saber muy bien por qué y sientes que se derriten en tu imaginación como un bombón en tu boca.
Ya que por este medio cibernético no puedo ofreceros ni libro ni rosa, os dejo como regalo para festejarlo una viñeta que espero os haga sonreír.
¡Qué acertado nuestro Mortadelo!


viernes, 15 de febrero de 2013

Tiritas


Cuando ves que alguien cercano a ti sufre por el empeño desmedido de la vida de apretarnos las tuercas cuando estamos descuidados, te dan ganas de subir al cielo a pedir explicaciones más allá de esa puerta que San Pedro protege. Pero como no hay escalera que nos facilite la ascensión, y tampoco está muy claro que allí haya vecindario, lo único que nos queda es tratar de disimular esa espina clavada en el corazón. A modo de tiritas, tanto vale una sonrisa como una caricia o la sencillez de la compañía.
Las palabras mejor dejarlas a un lado, por manidas y repetidas: somos muy poco originales los humanos cuando algo se nos escapa de las manos, o bien, nos importa tres pitos el pellejo ajeno, pero hay que cumplir con el pésame de rigor, que para eso estamos todos muy bien educados.
Yo apuesto, sin embargo, por la poderosa fuerza de un paseo tranquilo, una cama recién vestida, un buen desayuno, la piel suave después de un baño; una película mil veces repetida o una vieja canción; acurrucarse en un rincón desgajando una magdalena... Y dejar pasar los días sin prisa, hasta que la vida afloje esas tuercas que nos atenazan.
Ayer fue el día de los enamorados, una tirita como otra cualquiera. Buena excusa es, por muy comercial que sea, si sirve para alegrarnos el día. Seguro que a San Valentín no le importaría ver su nombre en los escaparates si con ello ilusiona un solo corazón herido. Gracias por esa tarta en forma de corazón regada de chocolate. Y enhorabuena a todos los que recibieron una, haciendo ese día diferente al resto de los días.
Pulsa este enlace Love for everybody

jueves, 10 de enero de 2013

Mi Verbo Favorito

No hace mucho descubrí una palabra, desconocida para mí, gracias al célebre Víctor Hugo y sus miserables. Una palabra que he decidido que marque mis pasos durante el 2013.
Jardinear. ¿A que suena preciosa? El diccionario de la Real Academia Española, cumpliendo con su tarea, me aclaró que significa trabajar el jardín por afición, por el simple placer de hacerlo. Me pareció tan prodigioso el concepto que aún estoy impactada.
Por fin he comprendido el sentido auténtico de verbos como pasear, corretear, callejear, carcajear, cuchichear, curiosear o desear. Los académicos deberían añadir a las tres terminaciones verbales de toda la vida, una más: verbos terminados en -ear, aquellos que implican realizar una actividad por puro (o impuro) placer.
De ahora en adelande, pienso dedicar todo el tiempo que la vida me deje a conjugar estos verbos. Y, además, pienso añadir algunos más que espero que la RAE incluya alguna vez en su diccionario. ¿Qué tal cocinear, viajear, trasnochear o novelear? Seguro que se os ocurren muchos más. 
Aquí os dejo mi deseo para el 2013 gracias a George Michael y la maravillosa Linda Evangelista: Freedom